Quiénes Somos
La Asociación Costarricense de Especialistas en Gastroenterología y Endoscopía Digestiva inició su existencia en los albores de la década de los 60, cuando 5 internistas-gastroenterólogos regresaron al país luego de realizar su especialidad en el extranjero; a la sazón el Dr. Urbina González, los hermanos Guido y Mario Miranda Gutiérrez, el Dr. Guido Jiménez Jiménez y el Dr. Oscar Herrán, quienes si bien no se asociaron de inmediato, comenzaron con el desarrollo de la especialidad en el país. 
 
Allá por 1963, en el Hospital San Juan de Dios, bajo la jefatura del Dr. Mario Miranda G., se trajo el primer gastroscopio de fibra de vidrio y entonces se inició la época de la endoscopía digestiva en el país.
 
En 1972, el Dr. Guido Miranda G., entonces gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social, solicitó al Dr. Franklin Benavidez Esquivel E. (qdDg), iniciar la organización de un grupo docente para desarrollar el primer curso de postgrado en Gastroenterología, para lo cual se conjuntaron los especialistas que trabajaban en los 3 grandes hospitales, a saber: en el Hospital Dr. R.A. Calderón Guardia: los doctores Franklin Benavides E., Guido Jiménez . y Jorge Patiño Masís; en el Hospital San Juan de Dios el Dr. Mario Miranda G. y el Dr. Alberto Acosta y en el Hospital México el Dr. Oscar Herrán, el Dr. Jorge Miranda Martínez y el Dr. Alfredo Martén Obando (qdDg). Para entonces, el Dr. Guido Jiménez y el Dr. Jorge Patiño se convirtieron en el comité de redacción del primer libro de texto de Gastroenterología editado en el país, escrito por todos los colegas arriba enumerados y con la participación de algunos cirujanos especialistas en abdomen y que cubría los temas del curriculum académico de los futuros gastroenterólogos. Para tal fin fue necesario realizar reuniones en las casas de la mayoría de los participantes en el desarrollo de dicho libro,  que posteriormente fueron también socios fundadores de la Asociación. 
 
En 1964 se fundó la Asociación Centroamericana de Gastroenterología y asistieron muchos de los gastroenterólogos de Costa Rica, que comprendieron la necesidad de no solo reunirse en actividades científicas y sociales en las casas de los miembros de la futura Asociación, sino también establecer la reglamentación que permitiera ser inscrita legalmente, lo cual se logró a principios de la década de los 70, luego de la participación en la presidencia de varios renombrados miembros, pero todavía aun no estaba inscrita en el Registro de Asociaciones. 
 
Ya para entonces teníamos como asociados las primeras generaciones de gastroenterólogos graduados en el país, que como sucedía anteriormente, se incorporaron a las reuniones bastante informales, en casa de cada miembro, rotativamente, en donde se trataban temas científicos (se analizaban las tesis profesionales de postgrado de los residentes y otros ) y administrativos y se terminaba con una pequeña actividad social, en que las bocas las preparaban las esposas en las casas correspondientes.
 
Como la inscripción legal tenía que hacerse cada año en el Registro Nacional de Asociaciones, era necesario renovarla año a año y con el cambio de manos de la presidencia, a veces se perdía la inscripción y eso provocaba que se necesitara realizar nuevamente todos los trámites para la inscripción y se pierde un poco en el tiempo cuándo fue la primera vez que se inscribió, aunque fue por allá de 1974-1975, hace unos 33 o 34 años, y los socios fundadores no solo incluían gastroenterólogos sino también algún internista y cirujanos generales y de abdomen, que configuraron un grupo muy compacto, que no solo compartían su interés científico sino también estrechos lazos de amistad, que han distinguido a esta Asociación como una de las más sólidas del país, lo cual persiste hasta el día de hoy, en que ha aumentado en forma importante el número de socios. 
 
En 1975 se fundó la ACHE (Asociación Costarricense de Hepatología), para organizar el Congreso Latinoamericano de Hepatología, casi una quijotada, llevada a cabo por muchos de los miembros de la Asociación de Gastroenterología, así como de otras especialidades (patólogos, microbiólogos, investigadores, cirujanos, estudiantes de postgrado de Gastroenterología, etc), que aunque fue una Asociación que funcionó solo unos pocos años más, sirvió para amalgamar más a los miembros de la Asociación Costarricense de Gastroenterología y Endoscopía Digestiva, la cual hoy funciona en forma eficiente, administrativa y legalmente y que tiene la dicha de mantener siempre excelentes y sólidos lazos de amistad entre sus miembros.